El diseñador del campo fue el inglés H.S.Colt, arquitecto también de campos tan emblemáticos como Pine Valley o Muirfield

Es el primer campo de 18 hoyos de nuestro país que sigue en sus terrenos originales del Vallés desde que, en 1914, los ingenieros de la Barcelona Traction Light & Power, conocida como “La Canadiense”, empezaron a jugar en él.

Desde entonces, el Club de Golf de Sant Cugat se ha mantenido como un referente en el deporte, un club familiar lejos de los elitismos que durante mucho tiempo han marcado este deporte.

Ha sido y es cuna de muchas y buenas generaciones de golfistas, con una dedicación particular hacia los más jóvenes, y una central y valiosa parte del patrimonio de Sant Cugat, que puede considerarlo el pulmón natural de la ciudad por su ubicación en pleno centro de la población.

Cien años después de que aquellos ingenieros ingleses importaran su pasión por el golf, el Club de Golf de Sant Cugat sigue con el mismo entusiasmo y la misma ilusión por este viejo deporte con nuevos proyectos y ambiciones.